¿Esto no es como lo de los mensajes por Bluetooth?

“¿Esto no es como lo de los mensajes por Bluetooth, eso que había hace años, que al pasar por un escaparate te llegaba un mensaje?”, nos preguntan varios potenciales clientes cuando les contamos lo que les ofrecemos. Efectivamente, no estamos inventando nada, ya que ya ha habido otros intentos de hacer publicidad mediante proximidad aprovechando los avances tecnológicos y las capacidades de los terminales móviles.

Estos sistemas tuvieron muy buena acogida en los comercios hace bastantes años, y aunque no podemos decir que estén extintos, ya son prácticamente inexistentes. De hecho, en mi pueblo (Astillero) aún sigue existiendo una tienda que al pasar, si llevas el Bluetooth activado, te manda un mensaje; toda una reliquia que visitan los turistas y hacen capturas de las pantallas de sus móviles para demostrar a sus amigos que es verdad.

Pato con bluetooth

He conocido empresas de este campo, algunas hacían negocio vendiendo los ordenadores y antenas que hacían falta, otras el software o la elaboración de los contenidos, cada uno tenía su modelo con el que sacar dinero que nunca he visto que estuviese ligado a la penetración o efectividad de las comunicaciones. Muy bien hecho como empresarios ya que así no se depende de los problemas que acarrea el Bluetooth (es indiscriminado, sólo llega a 10 metros, hay que tenerlo activado, permitir emisores desconocidos…), pero no tan bueno para los clientes que supongo que en pocos casos obtendrían un ROI aceptable. Para que os hagáis una idea, hace unos meses, un amigo le compró un netbook a una de estas empresas que estaba en liquidación, y pude aprovechar para echar un vistacillo a los datos de las últimas sesiones del software de mensajes Bluetooth. Tenía un 4% de impacto y un 0,5% de apertura de los mensajes. ¿Esto qué quiere decir? Que de cada 200 personas que pasaban con el Bluetooth activado, sólo 8 permitían el mensaje de los comercios desconocidos, y cuando les salía la pregunta de si querían descargarse el vídeo (eran vídeos lo que mandaban, ya que la empresa cobraba por elaborar estos vídeos) sólo 1 decía que sí.

No digo que estos datos sean malos, todo depende de muchos factores, pero atendiéndolos puedo decir que no, GPMESS no es como lo de los mensajes por Bluetooth. Porque en nuestro caso no tenemos las limitaciones del Bluetooth (aunque tengamos otras, pero que desde luego no son tan agresivas). No somos indiscriminados, ya que permitimos a los usuarios decidir si quieren información comercial (ofertas, comunicaciones corporativas, el parte del tiempo, las últimas noticias o cualquier cosa que se les ocurra a los establecimientos). Tampoco tenemos esa limitación de los 10 metros y permitimos radios de acción mucho mayores. GPMESS hay que tenerlo instalado, pero se activa de manera transparente para el usuario sin afectarle mucho a los recursos de su terminal, para asegurarnos de que está contento. Desde luego nuestra tasa de apertura de cada notificación es bastante mayor al 12,5% (0,5*100/4), ahora estamos en más de un 36% y aspiramos a superar el 50% muy pronto con optimizaciones que estamos preparando. Y por supuesto nuestro beneficio va ligado al de los clientes, y aunque no podemos unirlo al ROI ya que cada campaña es un mundo y tiene unos objetivos, sí partimos de ligarlo a los impactos y a que si un usuario no lee el mensaje del cliente, nosotros no cobramos nada.

Imagen del Flickr de jdsmith1021