Las críticas

Hoy vengo a hablar de mi libro las críticas. Esas palabras que a todo el mundo asustan, que todo el mundo se toma como ataques personales y que, cuando son lanzadas, todo el mundo se aparta de ellas como si fueran granadas de mano.

He de reconocer que soy una persona muy crítica, y no porque no crea que algo puede estar “suficientemente bien”, sino porque creo que nada es perfecto y todo se puede mejorar. De hecho, soy un gran partidario de lanzar versiones tempranas y mejorarlas posteriormente, porque no se puede ir en busca de una perfección, que para colmo no hay manera de saber si es realmente perfecta.

Enfadados

Sí, aunque parezca que acabo de soltar un galimatías y me he quedado tan ancho, hay que pensar en que de la misma manera que no todas las personas son iguales ni tienen la misma historia a sus espaldas, no todas tendrán la misma opinión, y por tanto es muy poco probable encontrar algo que le guste a todo el mundo, a lo que nadie le vea problemas. De tal modo, que si intentamos caminar un poco con los zapatos de otros será muy fácil encontrar algo que mejorar.

De hecho, aunque siempre te alegra que alguien te diga “me gusta mucho eso de gpmess“, perdonadme, pero escucho con más atención al que acaba la frase con “pero…” porque esos peros son los que nos ayudan a mejorar, los que hacen que reflexionemos si hemos elegido la mejor solución, o los que nos ayudan a prepararnos para los verdaderos ataques que vendrán de otros que no nos quieran tanto.

Así que decidnos ¿cuales son vuestras críticas? ¿pegas? ¿matices?

Imagen del Flickr de n0r