¿Qué es una startup?

Aunque ya somos una empresa, seguimos diciendo que somos una startup y, por nuestro modo de ver las cosas, lo seguiremos siendo durante bastante tiempo.

El otro día me preguntaba mi padre qué es exactamente una startup, y le podría haber soltado la descripción típica de “un proyecto en una situación de alta incertidumbre…” y aunque lo habría entendido, no lo habría visualizado. Así que mejor no hablemos de startups ni de emprendedores, hablemos de mi abuelo.

Mi abuelo era maquinista de tren, no de estos de ahora que van en sus sillones con su ventana. Era de aquellos que iban en máquinas de vapor. Sé que las máquinas de vapor no eran como las de las pelis del oeste, pero como es la imagen que tenemos casi todos, quedémonos con ella.

Locomotora antiguaAsí que, en cierto modo, una startup es esa maquina de vapor, en la que si miras hacia delante sólo ves una chapa negra, algo muy duro y frío que no te dice para nada dónde vas a llegar. Lo siguiente que puedes hacer es mirar a los lados, y si resulta que el paisaje que ves no te suena de nada porque no has estado allí antes, te da poca información. Sin embargo, hoy en día podríamos sacar el móvil y buscar fotos de sitios similares, a ver si alguna de las instantáneas casa con lo que vemos. De ser así, podemos ver dónde está sacada o cuál es el sitio al que llegó quien la sacó, pero si resulta que nadie antes ha seguido esa vía no encontrarás nada que se asemeje lo suficiente y sólo nos podremos valer un poco de nuestra experiencia para determinar, al menos, si en ese tipo de terrenos hay muchas curvas o pocas, pero no nos dirá a dónde vamos a llegar. La última opción que queda es mirar atrás, al vagón de los troncos, y contar los que quedan (generalmente pocos) y gritar lo suficiente para que cuando se hayan acabado y te esté arrastrando la inercia aparezca tras una colina un jinete del Pony Express con un par de troncos (a ser posible de esos radioactivos que usaba Doc en ‘Regreso al Futuro‘) que envía un ángel, pero no un ángel salvador, sino un Business Angel.

Así que una startup es eso, una locomotora que no sabes a dónde te lleva, pero que al mirar el paisaje te gusta lo que ves, y en la que confías en que los troncos que te quedan sean suficientes o que haya a quien le guste tu viaje y quiera ayudarte en el camino (aunque sea por interés, que no deja de ser ayuda).