Cómo hacer bien una selección de personal

Como algunos ya sabéis, hemos estado seleccionando personal y, como siempre, nos gustaría compartir las cosas que hemos aprendido para que lo que os valga lo podáis incorporar a vuestros procesos de cómo hacer bien esta nada sencilla tarea.

Era una espinita que teníamos clavada, pues desde el principio sabíamos que en GPMESS teníamos grandes limitaciones técnicas, ya que el único desarrollador era el que suscribe y tenemos grandes retos técnicos por delante para daros a todos las cosas que nos vayáis pidiendo a un ritmo suficiente para que no acabéis «jartos» de nosotros.

En esta ocasión, lo primero fue listar las cualidades que queríamos que tuviese la gente que se incorporase al equipo, partiendo del conocimiento que habíamos adquirido con los anteriores intentos. Cualidades más allá de conocer un determinado lenguaje o una tecnología, que aunque también son muy importantes y finalmente nos han ayudado a tomar la decisión final, no son las únicas ni las primeras que hemos valorado, ya que se trataba también de buscar una persona que encajara con el equipo actual y que compartiera ciertos valores y actitudes.

CV

Una vez que sabíamos qué buscábamos, determinamos cuales serían las formas de medir eso y lanzamos la oferta. Inicialmente nos desbordó bastante el número de currículum que recibimos, así que tuvimos que reaccionar e imponer un primer sistema de filtrado casi automático (por feo que resulte), para luego seguir con una evaluación más personalizada, teniendo en cuenta que además nos llegaban currículum de todo tipo e incluso de algunas personas que aunque tenían muchas ganas no sabían programar.

Finalmente seleccionamos a varias personas, aunque no hemos podido ficharlas a todas aún, y el tiempo nos dirá si lo hemos hecho bien o no (por el momento estamos seguros de que sí, pero el tiempo cambia muchas percepciones). Eso sí, sin duda, lo mejor que hemos hecho ha sido tomarnos la molestia con aquellos que se tomaron la molestia, y he de decir que por duro que me resultase pasarme media noche en vela escribiendo emails a cada una de las personas que nos había dedicado tiempo dándoles la mala noticia y explicándoles cómo había resultado el proceso, a pesar de ese mal rato, todo se convirtió en una gran sensación de haber hecho las cosas bien, al empezar a recibir correos de agradecimiento por algo tan simple como es informar, y deseándonos mucha suerte con GPMESS.

Imagen del Flickr de brava_la_vero