Hacer los deberes

Decía el otro día Carlos Blanco en una conferencia que por norma general los emprendedores no hacemos los deberes. Pero… ¿qué es ésto de hacer los deberes?

Personalmente he de reconocer que nunca se me ha dado mal lo de buscar por Internet, e incluso antes de que existiera Google ya se me solía dar bien. Hasta recuerdo una vez que ayudé a un chico a ganar un viaje en un concurso de búsqueda por Internet (aunque eso es otra historia). Os lo puede confirmar Juan, que un día me dijo que no podría encontrar mucho sobre una persona en concreto y casi le digo su color favorito para la ropa interior (es lo que tienen los retos…).

Y no es que haya que ser cotilla, pero la información está ahí, todos lo sabemos (o deberíamos) e igual que puede servir para que nos prediga el futuro un vidente como el belga del vídeo siguiente, también nos vale para investigar cosas de la competencia o de la gente con la que nos vamos a reunir.


Por ejemplo, el otro día un inversor nos sorprendió cuando con sus primeras palabras demostró haberse leído/visto todo lo que hay público sobre gpmess, o sin ir más lejos, yo mismo cuando abordé a Carlos ya sabía que nuestra empresa no era un proyecto para él por su modelo de publicidad y no ser algo de ocio, gracias a sus perfiles y vídeos en Internet (aunque aún así quería saber sus críticas).

Tal vez no debas hacerlo para investigar a esa chica o chico que conociste la noche anterior (si no quieres ser un/a acosador/a), pero si vais a pedir un trabajo o mandar un curriculum, si vais a ir un evento a buscar contactos, ¡si vais a conocer a vuestro futuro suegro! está completamente justificado, buscad y cotillead cuanto podáis, que todo el mundo sabe que la información es poder, pero al parecer no todo el mundo lo aplica. Y aunque es más fácil e inmediato con los yipis, que llegan hasta ti, desde la comodidad de nuestras casas aún se puede tirar de buscador y pasarse unas horas buceando.